Miedo a lo extraño: delincuencia e inmigración

Artículos

Laura Barragán Burgui
Socióloga

En su artículo Inmigración e Inseguridad ciudadana, María Jesús Miranda realiza un análisis acerca de la relación entre la composición étnica de los entornos habitados y el sentimiento de seguridad ciudadana.
Resalta la tradicional imagen social del delincuente asociada a un miembro del lumpem-proletariado provocando un sentimiento de inseguridad ciudadana entre las capas medias de la población y la clase obrera.

Basándose en estudios empíricos, la autora afirma que el sentimiento de inseguridad ciudadana no se corresponde con el riesgo real de ser víctima de un delito, sino que, una de las razones que explica el incremento de este sentimiento se debe a la composición étnica del conjunto de población que estemos analizando, de tal manera que, será mayor la sensación de inseguridad en un entorno heterogéneo en cuanto a composición étnica se refiere, que en un entorno cuya población mayoritaria pertenezca a la misma etnia.

Extrapolando esta hipótesis al caso español, cuando publica este artículo, en España, se estaba iniciando lo que ha sido un largo proceso de grandes oleadas migratorias procedentes mayoritariamente de América del Sur y del Norte de África, entre otras nacionalidades.

Miranda, comenta la influencia que los medios de comunicación tuvieron en cuanto a la formación de la imagen social del inmigrante y como esto está directamente relacionado con el incremento de inseguridad ciudadana entre la población española.

En base a esto, en cuanto a delincuencia e inmigración se refiere, el mecanismo del chivo expiatorio cobra una gran importancia, ya que en la teoría de la victimización, juega un papel preponderante la variable del  miedo a lo extraño, y lo que la misma autora afirma, sin ese mecanismo, conllevaría admitir que uno mismo también puede llegar a ser un delincuente.

En este contexto, la población reclusa extranjera en España a mediados de los noventa,  empezó a aumentar en proporción a la población autóctona, y debido al tratamiento de la información en los medios de comunicación como al hecho objetivo de que, la población extranjera es más susceptible, en cuanto a su situación legal se refiere (irregularidad, tráfico de estupefacientes), a ser detenida.

El sentimiento de inseguridad ciudadana y todas las consecuencias sociales que conlleva fue incrementando en los años siguientes dando pie a una problemática social con la que hemos y seguimos conviviendo día a día.

Partiendo del artículo de Miranda, seguimos la evolución de este fenómeno durante los primeros años del milenio en los que España se convirtió claramente en país receptor de población inmigrante, hasta el comienzo de la crisis,  ya que desde entonces y hasta la actualidad lo que hemos presenciado ha sido un proceso de recesión

Ha implicado el retorno de un gran número de población inmigrante, así como una bajada muy significante en cuanto a la población extranjera reclusa se refiere influyendo todo ello en el cambio actitud de la población autóctona en cuanto a inseguridad ciudadana.

Siguiendo ahora el artículo de María Ángeles Cea  D ´Ancona, La Exteriorización de la Xenofobia, la autora recopila y analiza datos desde 1993 hasta 2004 en cuanto a los diversos elementos que influyen en el tratamiento de la xenofobia entre la población española.

Se basa en la relación entre la presión migratoria “real” y su tratamiento en los medios de comunicación afirmando que, uno de los principales ejes de los discursos xenófobos que se daban en ese momento giraban en torno al aumento de la inseguridad ciudadana.

Entre los factores de su exteriorización se encontraban el desconocimiento mutuo y el tratamiento en los medios de comunicación, entre otros.

Echando un vistazo al Barómetro del CIS de los años 2001, 2002 y 2004, podemos comprobar como la inmigración era el tercer problema por importancia que más preocupaba a los españoles, coincidiendo, como Cea  D ´Ancona  comenta, con el anuncio o desarrollo de procesos de regularización o con su restricción, he aquí el rol que los medios de comunicación desempeñan en la opinión pública.

Si damos un salto hasta el Barómetro del CIS de octubre de 2013, pasados seis años desde el comienzo y los efectos de la crisis económica en la que seguimos inmersos, la inmigración sólo ocupa un 3,2% entre las preocupaciones de la población española y la inseguridad ciudadana un 2,6%, frente al 17,7 % del año 2004.

Centrándonos más en datos referidos a la delincuencia y población extranjera, nos encontramos con el artículo de Juan Avilés Farré Inmigración y Seguridad Ciudadana, en el cual nos hace un análisis que abarca el período que va desde 1992 a 2001, pero que nos sirve hasta el comienzo de la crisis española.

Avilés nos confirma el aumento objetivo de los delitos cometidos por población extranjera en España tanto en términos absolutos como en porcentaje total de delitos. Coincide con el dato que Miranda nos facilita en su artículo en cuanto a que el porcentaje de reclusos extranjeros en cárceles españolas entre 1992-1999 gira en torno al 17% dentro del total de población reclusa; cifra que va en aumento, (proporcionalmente al aumento de población extranjera en España).

Además, este autor nos facilita una serie de variables explicativas a tal aumento, a parte de la ya mencionada situación de “irregularidad” y de “tráfico ilegal de estupefacientes” en el que se ven envueltos debido a su situación, destaca:

el aumento de la delincuencia trasnacional como consecuencia directa del proceso de globalización
la composición de sexo y edad mayoritaria dentro de la población inmigrante, varón, joven

También hace alusión a la teoría de la privación relativa según la cual el aumento de la conducta delictiva es correlacional con el aumento del desfase entre las aspiraciones y los logros de tal perfil de población.

Y, por último, saca a relucir la teoría del control social, la cual se podría considerar como una de las posibles soluciones a tal aumento de la tasa de delincuencia, ya que, según ésta, la propensión de la delincuencia es de disminución cuanto mayor es la integración de un individuo en su entorno.

Esta tendencia de aumento en el sentimiento de inseguridad ciudadana por parte de la población española, así como las cifras de ciudadanos extranjeros reclusos, se mantuvo hasta ya avanzado el inicio de la crisis económica. Sin embargo, debido a las consecuencias que este nuevo contexto nos ha traído, el panorama social en este aspecto ha dado un giro de 180 grados.

Según el Barómetro de octubre de 2013 del CIS, ahora las tres preocupaciones más importantes de la población española son, el paro con un 77,3%, los problemas de índole económica con un 32,7% y el fraude con un 31,2%.

Debido a las condiciones económicas en las que se encuentra el país desde hace ya siete años, mucha población inmigrante que vino a España en busca de nuevas oportunidades ha decidido retornar a sus países o probar suerte en otro lugar donde la tasa de paro no sea mayor del 25%.

Si nos vamos a los datos que nos ofrece la ACAIP (Agrupación de los Cuerpos de la Administración de Instituciones Penitenciarias), la población reclusa general en las cárceles españolas se ha reducido un 9,84% durante el período que va comprendido entre el 2010-2013 dentro cual el 56,92%  ha sido de reclusos extranjeros; también tuvo que ver en esta disminución la reforma del Código Penal del 2010, la cual redujo la pena a los pequeños traficantes de drogas.

El último año que cerró con aumento de población reclusa fue, por lo tanto, en el 2009, año en el que la cifra de reclusos extranjeros aumentó un 3,67% y representaban ya el 35,70% de la población reclusa total a nivel nacional.

Con todos estos datos y evolución a lo largo de estos últimos años, lo que no quiero es que nos quedemos con la sensación de que la relación de la que nos habla Miranda entre inmigración e inseguridad ciudadana y toda la problemática social que conlleva haya desaparecido. Es un problema que sigue y que seguirá estando latente en todas las sociedades.

Los movimientos migratorios de población continuarán existiendo mientras que las sociedades sigan vivas, cada vez habrá una razón que pese más sobre otra en cuanto a la decisión de cambiar de país de residencia, pero unas veces nos tocará vivir en un país mayoritariamente receptor de población inmigrante y, otras veces seremos el emisor, como últimamente nos estamos viendo obligados por razones económicas.

Y es ahí cuando los roles cambian y seremos nosotros mismos los que seremos percibidos como posibles delincuentes hacia la población autóctona.

El miedo a lo desconocido, al otro,  el tratamiento de la información por parte de los medios de comunicación… variables que componen y transforman la imagen social del inmigrante, del delincuente.

Solución, Avilés, nos aporta como solución, una adecuada integración, traducida en una política de integración coherente en sus tres elementos principales, según este autor, el control de la inmigración irregular; la lucha contra la delincuencia organizada; y medidas de integración social para inmigrantes y de prevención de xenofobia.

En cambio, Miranda, en el contexto en el que se encontraba España cuando escribió su artículo, estaba a favor de una regularización masiva de inmigrantes y de la regularización de la comercialización del hachís, cocaína y opiáceos, de esta manera, dos de las principales razones por las que la población extranjera es detenida, la situación de irregularidad y el tráfico de estupefacientes, o delincuencia trasnacional como Avilés expone, dejarían de incrementar el número de detenidos extranjeros.

Además, sería una manera de poder llevar el control de ambos fenómenos, pudiendo disponer de cifras y registros reales, sin jugar con las estimaciones y  medir la realidad social con mayor precisión. Dos medidas que parecen extremas pero que si las vemos desde este prisma creo muy eficientes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s