Nuestro desprecio por el trabajo de las amas de casa

Stern housewife

Vía Huffington Post

Artículo:

Mª Jesús Miranda
Socióloga

Publiqué este artículo, junto con mi compañera de curso y desde entonces amiga María Victoria Abril Navarro en una revista de la Iglesia, Mundo Social, en enero de 1975. A lo largo de 1974 habíamos realizado una serie de grupos de discusión con mujeres casadas y amas de casa en el barrio de Moratalaz sobre su experiencia posterior al matrimonio.

Hay que recordar que aun seguía vigente el Fuero del Trabajo fascista, que prometía “liberar a la mujer del taller y de la fabrica”. Al casarse, las mujeres eran obligadas a abandonar su puesto de trabajo a cambio de una ridícula dote que les pagaba el Estado. En consecuencia, en 1970 solo el 12% de las mujeres casadas tenían un empleo.

En las clases más altas empezaba a ser un signo de prestigio social que el marido pusiera un negocio a la esposa: Una boutique, una galería de arte, un salón de belleza. Entre las familias más pobres las mujeres debían trabajar como limpiadoras o asistentas de hogar para completar los bajos ingresos del marido. Pero la gran mayoría (el 88%) no realizaba más trabajo que las tareas domesticas.

Estas tareas resultaban frustrantes para las mujeres que entrevistamos, que solían decir:

La casa se me cae encima.

Tener en casa a los niños es horroroso. Acabo con los nervios destrozados.

Desde que me casé no sé lo que es un cine, un teatro…

Aquí no conozco a nadie, solo a alguna vecina si pudiésemos hacer más reuniones como esta…

En 1974 había en España 4.200.000 mujeres inactivas entre los 30 y 50 años, mientras que en Europa se producía la llamada “doble curva del trabajo femenino”. Las mujeres desempeñaban un empleo antes de casarse, parían y criaban a sus hijos y después se reincorporaban a la actividad laboral. Pero en España no sucedía esto, el principal problema era el escaso nivel educativo de las mujeres nacidas entre 1925 y 1945 que son las que nosotras estudiábamos.

En el curso 1948/49 aprobaban el examen de Estado (fin del bachillerato) un 27% de mujeres frente a un 74% de varones y obtenían el título de licenciado un 14% de mujeres frente a un 86% de varones. La enseñanza entre ambos sexos estaba fuertemente segmentada: las chicas estudiaban Filosofía y Letras y Farmacia y los chicos todo lo demás. Es de notar que ni siquiera todas las mujeres licenciadas llegaban a desempeñar un puesto de trabajo:

Un ilustre Rector de la UCM  afirmó que no era aconsejable enviar a las chicas a la universidad pues solo asistían a ella para “calentar bancos”.

Esta situación cambió drásticamente a partir de la grave crisis económica de 1980. Si hasta entonces la forma típica de establecer una relación entre dos jovencitos era un piropo o la pregunta “Señorita ¿Puedo acompañarla un rato?” A partir de 1980 se popularizó la frase, siempre dirigida del chico a la chica “¿Estudias o trabajas?”.

La caída de sueldos y el incremento de la inflación hicieron comprender a los varones que su mujer debía estar preparada para el trabajo después del matrimonio: A partir de entonces un hogar difícilmente podía mantenerse con un solo salario.

Pero los prejuicios relativos al trabajo de la mujer han persistido mucho más. Por un lado, los empleadores se siguen resistiendo a contratar mujeres en edad fértil, por temor a que deban interrumpir su actividad laboral con motivo de un embarazo. Por otro, los maridos continúan considerando que el trabajo doméstico, que evidentemente, también implica esfuerzo, tiempo y dedicación es responsabilidad principal de las mujeres.

Estas creencias patriarcales nos llevaron, incluso en 1974, a ignorar al valor del trabajo doméstico. Nuestra propia experiencia (ya éramos jóvenes mamás) nos indujo a poner el título entre interrogaciones. Pero aún no habíamos leído a Maria Rosa dalla Costa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s